Información Oftalmológica

Glaucoma congénito

El Glaucoma es una patología asociada con presión alta dentro de los ojos, la que eventualmente puede causar daño al nervio óptico y pérdida permanente de la vista.
En un ojo sano, el cuerpo ciliar forma humor acuoso de manera constante y este es drenado hacia fuera del ojo con una frecuencia determinada.
El balance entre la formación de humor acuoso y su drenaje determinan la presión intraocular (PIO).

Se considera glaucoma congénito primario a aquel que se presenta desde el nacimiento hasta los 24 meses de vida.

Otra variante que se presenta alrededor de los 4 años de edad se denomina glaucoma congénito tardío, juvenil o glaucoma del desarrollo. Aunque el glaucoma congénito primario es el más frecuente, sigue siendo una enfermedad excepcional que afecta sólo a 1/12.000 recién nacidos.
Esta patología afecta mas frecuentemente a varones (65%) que mujeres, y el 70% de los casos son bilaterales.


Manifestaciones clínicas

Las manifestaciones clínicas de esta enfermedad incluyen:

  • Fotofobia (sensibilidad a la luz aumentada)
  • Epifora (lagrimeo activo)
  • Blefaroespasmo
  • Enrojecimiento palpebral
  • Estornudos frecuentes.


Los tejidos oculares en un niño son elásticos y se estiran fácilmente. Si la PIO se eleva antes de los 3 años de edad, debido a esta elasticidad el ojo se agrandará. Este
agrandamiento de los ojos se llama Buftalmos. En algunos casos, el aumento de presión puede causar la ruptura de algunas capas de la cornea. Esto provocará la
sensibilidad a la luz, lagrimeo, y opacidad corneal.


Asociaciones

El Glaucoma Congénito puede presentarse aislado o junto a otras enfermedades oculares y sistémicas tales como: neurofibromatosis, rubeola congénita, Síndrome de Lowe, síndrome de Sturge-Weber, homocistinuria, síndrome de Marfan, y síndrome de Weill-Marchesani.

Problemas oftalmológicos asociados incluyen: anomalías de Axenfeld Rieger, anomalía de Peter, aniridia, persistencia hiperplásica de vítreo primario, nanoftalmos y microcornea.

  Aumento del tamaño del ojo


  Opacidad corneal

Diagnostico y Tratamiento

Si se esta ante la sospecha de glaucoma congénito, suele ser necesario el examen del niño bajo anestesia general. Para medir la presión intraocular, examinar el ángulo
de drenaje de humor acuoso, evaluar el largo axial del ojo, el diámetro corneal, la paquimetría y el nervio óptico. Si se hace el diagnostico de glaucoma congénito, el
tratamiento necesario es usualmente quirúrgico. Los procedimientos mas frecuentes son la trabeculotomía, la goniotomía, y la trabeculectomía. La colocación de implantes
de drenaje y la trabeculectomía con colocación de membrana amniótica han mostrado ventajas en casos refractarios. La destrucción del cuerpo ciliar mediante ciclo ablación
es reservada para los casos en que los procedimientos anteriores hallan fracasado para controlar la Presión Intraocular.


Riesgos de la Cirugía

Como todo procedimiento, tienen potenciales riesgos y beneficios. Ninguna cirugía esta libre de riesgos. Dentro de las complicaciones de la cirugía de glaucoma, las más
preocupantes son, a pesar de todas las precauciones de esterilidad, la infección intraocular y la inflamación postquirúrgica. Si bien estas son de mucha gravedad, en la
actualidad son muy infrecuentes.